domingo, 19 de junio de 2016

[Reseña]: Buscando a Dory, una propuesta interesante de las pocas que hay...


[Por Juan Manuel]: Después de 13 años, y de que la propia actriz de Dory (Ellen DeGeneres) pidiera una secuela de Buscando a Nemo, los peces favoritos de Pixar regresan en una nueva película. ¿Vale la pena?
Pixar. La que innovó la animación y trajo hermosas historias y personajes que hoy en día mantienen su cariño intacto. Después de que volviera a lucir con Intensamente y luego cayera bajo nuevamente con Un gran dinosaurio, el estudio de animación más aclamado trae nuevamente a Marlin, Nemo y, por supuesto, a Dory a la pantalla grande. Echemosle un vistazo:

ADVERTENCIA: La siguiente reseña puede contener algunos spoilers.
Cuando Dory repentinamente recuerda que tiene una familia en algún lugar que puede estar buscándola, el trío parte en una aventura a través del océano hacia el prestigioso Instituto de la Vida Marina, un centro de rehabilitación y acuario en California. En un esfuerzo por encontrar a su mamá y papá, Dory recluta la ayuda de tres de los residentes más intrigantes del Instituto: Hank, un pulpo cascarrabias con poca paciencia para los empleados; Bailey, una ballena beluga que está convencida de que ha perdido sus habilidades de ecolocalización y Destiny, un tiburón ballena miope que no sabe nadar bien. Navegando hábilmente a través de las complejas aguas del Instituto de la Vida Marina, Dory y sus amigos descubren la magia de los defectos, las amistades y la familia.

Para los que tienen dudas, no se preocupen. No es como Cars 2, es mucho mejor que Cars 2. La secuela se mantiene fiel a los personajes originales. Dory sigue siendo olvidadiza e inocente, Nemo sigue siendo un niño que está dispuesto a ayudar, Marlin sigue siendo un pez estresado y honesto y la lista continua.

La animación, nuevamente, es impresionante. Me encanta como hicieron su trabajo en la primera entrega con los animales, los lugares, el oceano, entre otros. Es colorida, fluida y a la vez un tanto realista y divertida. Agregale la iluminación y los diseños, que calzan perfectos más todo lo anteriormente mencionado y se reconoce facilmente de que es una secuela de Buscando a Nemo.
La acción y el drama mejoraron bastante. Son más dinámicas e interesantes y con una gran animación, entretiene muchisimo a la audiencia.
El climax, aunque un poco exagerado, es muy divertido de ver y el lugar donde se situa.

Ahora vamos a lo malo. La banda sonora no es memorable, a diferencia de la anterior (y eso es grave), los nuevos personajes, si bien puede ocasionar una que otra risa, no son inolvidables (*da dum tss* (?) como los de la anterior entrega y dejan mucho que desear, sobre todo Hank que no es un personaje que tenga un transfondo muy desarrollado.

Además, la comedia no es tan graciosa. De los personajes originales si, pero no de los nuevos. Siempre es lo mismo y no dejan un buena impresión. El drama, aunque me gustó, es muy pesado y complejo. La primera película por más dramática que era, se mantenía simple. Podías sentir el dolor de los personajes, pero aún así era algo que, siendo humano, podías ayudar. Mientras que acá siempre pasa un obstaculo y tienen que hacer cosas locas y se tiene más tensión.

Creo que es por que Dory es un personaje cómico. Un personaje que ayuda y alivia la historia, no uno en el que tenga que estar centrado en un largometraje. Hay una escena en la original en la que puedes sentir lo que ella sufre, pero solo es esa escena. Como la película depende de ella, el drama cae más fuerte que la comedia que ella realiza y para muchos les resultará poco reconocible.

No es el mejor largometraje de PIXAR, eso es claro, pero aunque se mantiene fiel a la original, no tiene la misma magia. Con los mismos personajes y con una situación un tanto divertida, Buscando a Dory ofrece un decente regreso de estos amados personajes, y no superará a la original o será mejor que las secuelas de Toy Story, pero sigue siendo entretenida y los amantes de PIXAR lo disfrutarán muchisimo.

Nota: 73%