miércoles, 27 de mayo de 2015

Director de El Último Maestro del Aire defiende su película

Según M. Night Shyamalan, la adaptación al cine de Avatar no convenció a los críticos porque fue hecha para niños de 9 años.

M. Night Shyamalan habló la semana pasada con IGN tras el estreno mundial de Wayward Pines, la nueva serie de FOX que el indio produce.

Sin embargo, el tema de la conversación se trasladó a El Último Maestro del Aire, película de 2010 basada en la serie animada Avatar: La Leyenda de Aang de Nickelodeon, en la cual tomó parte como director.

"Creo que las cuatro cosas que adapté son Stuart Little (la cual sólo escribí), El Último Maestro del Aire, Después de la Tierra y ahora Wayward Pines. Tanto con Stuart Little como con Wayward Pines, yo era sólo una parte del proceso. Creo que fue maravilloso y saludable. Quiero hacer lo correcto con el material y ayudar a la gente a crear el ambiente y esas cosas. Las otras dos eran más tomarlas y hacerlas mías, lo cual es totalmente diferente", reflexiona Night Shyamalan.

Al director le tomó por sorpresa que los creadores de La Leyenda de Aang dijeran que preferían hacer como que la película nunca existió. "Es realmente raro, porque en la serie la edad media [de los espectadores] era como de 9 años. Mi hija tenía nueve años de edad. Así que podías hacerlo de dos formas: podías hacerlo para la misma audiencia (para niños de 9 y 10 años) o podías hacerlo como una versión de Transformers y poner a Megan Fox. Yo no hice eso. Eso hubiese sido como 'Bueno, haré una película sobre una serie para niños que mi hija de 10 años está viendo y no la haré para ella.La haré para mis amigos.' Eso hubiese sido como una traición a la inocencia de la pieza", dijo.

"Era como tu intensión contra lo que ellos querían que fuera. Salgo y niños de 10 años están como '¡Ese es mi programa favorito! ¡Amo esa película!'. Los padres se me acercan y me dicen '¡Han visto El Último Maestro del Aire 74 veces!'. Esos chicos, es para ellos. Era para ellos, para hablar de miticismo y filosofías de Oriente a través de una película para niños de 10 años", sentencia. "Así que, ya sabes, son propuestas de negocios, lo cual es muy poco interesante para mí."