sábado, 19 de abril de 2014

[Columna] ¿Qué le falta a Las Chicas Superpoderosas: Baile Siniestro?


[Por F. Dupin] El especial de Las Chicas Superpoderosas es disfrutable... ¿pero hasta qué punto?


ATENCIÓN: La siguiente entrada representa el pensamiento del columnista y no de los trabajadores del blog en su totalidad. Por otro lado, la entrada también contiene spoilers, por lo que te sugiero que primeo veas el especial y después leas cómodo y discutas sobre la entrada.

A ver. ¿Por dónde empezar? ¿Animación? ¿Trama? No hay nada que no se haya dicho acerca de Las Chicas Superpoderosas: Baile Siniestro. Se le ha criticado mucho por varios puntos distintos.

Comenzaré con un repaso de lo que el reciente especial de la antigua serie de Cartoon Network nos dejó.

La cinta comienza con la típica presentación del programa, aunque, obviamente, con el cambio de imagen que tanto se trató. A continuación, se presenta a la alegre ciudad de Saltadilla, mostrándonos algunos grandes personajes de la ciudad: un matemático, una cantante de ópera y un tejón. Sin embargo, todos son secuestrados.

Mientras el Alcalde trata de abrir un frasco de pepinillos, un robot gigante ataca Saltadilla. A causa de esto, el Alcalde y Sara Bello tienen una discusión. Las Chicas Superpoderosas van a detener al robot. Bombón descubre que los secuestrados se encuentran en el interior del gigante. Sin tantos problemas logran detener el caos con una fórmula que tienen de comprimir los brocolis de Bellota a unos ositos de gelatina: congelan al objeto en cuestión, lo parten en pequeños trozos y lo calientan.

De esta manera, descubren que Mojo Jojo estaba detrás del robot. Toda la ciudad comienza a reírse de los planes del malvado Mojo, y éste se va llorando a su guarida.

Una vez en casa, el Profesor Utonio le promete a las chicas comprarle un juego la mañana siguiente. En la tienda, Burbuja sugiere comprar un juego de baile llamado Pantalones Dance Revolution (en inglés, Dance Pants Revolution, una clara referencia a la alfombra de baile Dance Dance Revolution), y el resto acepta.

Luego de que el Alcalde haga un llamado de emergencia a las chicas (que en realidad era simplemente bajar un frasco de pepinillos de una repisa) y Burbuja se niegue a ir, Bombón, Burbuja y Bellota discuten y comentan que el juego está destruyendo la unión del grupo.

Bombón y Bellota acuerdan con Burbuja dejar Pantalones Dance Revolution de lado, por lo que deciden regalárselo al Profesor. Sin embargo, éste lo rechaza, y una vez en su laboratorio, toma un álbum de fotos en el cual se muestra su pasado, llegando a Saltadilla con la ilusión de ser bailarín, pero es rechazado y se une al equipo de ciencias.

Volviendo al presente, alguien toca a la puerta de la casa y Burbuja atiende. Pese a no encontrarse con nadie, ve que debajo se encuentra una caja con varias notas por encima del nombre, en el cual se lee Pantalones Dance Remalution 2, una variante del original. Esto se trata de un nuevo maléfico plan de Mojo Jojo.

Cuando Burbuja abre la caja, es atrapada por uno de los pantalones, convirtiéndose en un diabólico robot que secuestra nuevamente al tejón. Bombón ve a Burbuja jugar nuevamente, y es atrapada por otro pantalón y también se convierte en un robot, pero esta vez secuestran a la cantante de ópera. Bellota recibe una llamada del Alcalde, pero también cae presa de los pantalones, y junto a las otras chicas secuestran al matemático.

Utonio va a buscar a las chicas a su cuarto, pero ve que allí están secuestrados los famosos de Saltadila, topándose luego con el juego que Mojo les dejó. En el dorso del paquete, lee una inscripción que dice "El juego que solo Mojo Jojo disfruta", y arma su propia teoría de los planes del villano: el tejón abrirá un hueco en las paredes al laboratorio, el traje reflector del matemático podría disuadir los rayos láser, y la cantante de ópera rompería el vidrio que protege a la Sustancia X; de esta manera, Mojo probaría la sustancia y se convertiría en un poderoso mono gigante que controlaría la ciudad y terminaría con las Chicas Superpoderosas.

El Profesor atiende el teléfono de las chicas y el Alcalde le dice que hay un problema con ellas. Utonio viaja al centro de Saltadilla, donde encuentra a Bombón, Burbuja y Bellota sobre un edificio, quienes le dicen que ellas ahora son las fuerzas del mal. Finalmente, decide rendirse, pero el Alcalde le dice que solamente tiene que retarlas a bailar. Utonio pide ayuda al Alcalde y Sara, pero éstos últimos están peleados, por lo que el Alcalde pide disculpas.

Los tres retan a las chicas. Cuando Mojo sobrecarga a las chicas, a Utonio solo se le ocurre usar sus viejos pases de baile, pero recuerda lo que sucedió cuando llegó a Saltadilla y ve a la ciudad reírse de él. El Profesor rompe en llanto y se tira en medio de la calle. Las chicas recuerdan momentos junto a su creador, y vuelven a la normalidad. Pero cuando se disponen a detener a Mojo Jojo, éste las hace correr, debido a que aún tienen los pantalones.

Burbuja se disculpa con las chicas, y vuelven a utilizar su eficiente método para desintegrar los pantalones. Así detienen a Mojo. Sin embargo, cuando las chicas le dicen que jamás tendrá la Sustancia X, él les aclara que solamente quiere crear un equipo de softball para apoderarse de Saltadilla. Cuando les pide para unirse a su equipo, todos le responden que no, hasta que menciona que pueden ganar trofeos, y de esta manera, todos se unen. El equipo es campeón, y encarcelan a Mojo. Todos felices. Fin.

Veamos. Comenzaré por la animación, el tema más hablado de todos. Siendo sincero, el estilo me gustó mucho. Es bastante novedoso, e inclusive algo más divertido. ¿Errores? Algunos pocos. Dos, quizá. Y el hecho de que se viva en un atardecer constante, con mucho brillo, no deja notar con gran certeza la animación, y es (a veces) molesto a la vista. Pero más allá de eso, es muy bueno.

Trama... Esta es la parte más complicada. La verdad es que no es mala la idea, pero está mal ejecutada para ser tan solo 22 minutos. Los primeros 15 minutos son verdaderamente buenos, o bastante mejor de lo que uno se podía imaginar con la cantidad de remakes que se han sacado de viejas series. El problema es que en esos 15 minutos se presenta toda la introducción, y el final transcurre demasiado rápido. Ninguna batalla épica que podríamos haber presenciado, ningún chiste que te haga saltar del asiento.

El "Equipo Brocolini" y el hecho de usar siempre el mismo poder se torna cansador con el paso del especial. Algunos fans de la serie original destacaron que el aliento de hielo originalmente lo usaba Bombón, y no Burbuja, como se presenta aquí.

Lo más destacable, sin duda alguna, es el doblaje. Escuchar esas voces que probablemente hayan marcado tu infancia es sencillamente genial. Y es que el doblaje también es muy bueno en sí.

En resumen, Baile Siniestro no es malo. Se le prejuzgó demasiado por tratar de innovar, y lo terminó pagando caro. Si estás dispuesto a reírte y, por qué no, recordar esta serie, tómate un tiempo para verlo, porque vale la pena darle una oportunidad.